Reflexión sobre la propuesta de incremento del permiso de paternidad

Image

A raíz de un tweet de mi querido amigo @antoniosanudo he decido averiguar algo más sobre el concepto de conciliación familiar y las últimas propuestas que estaban pendiente de poner en marcha y que han sido aplazadas (de nuevo) por el gobierno de Rajoy.

Se entiende por conciliación familiar la posibilidad de distribuir de forma racional el tiempo entre el ámbito laboral, familiar y personal. Y durante mucho tiempo se viene trabajando en ganarle cierto espacio al tiempo dedicado a la empresa para dedicárselo a la familia y a uno mismo. Hasta aquí todo perfecto. Sin duda la vida es mucho más que el trabajo, por mucho que éste sea una componente fundamental de la misma. 

Profundizando aún más en los beneficios de esta conciliación, aparece como una reivindicación muy importante el hecho de que el hombre se implique mucho más en las tareas del desarrollo de la familia y mantenimiento del hogar. Es decir, que se aprovecha que el Pisuerga pasa por Valladolid para reclamar algo que es de justicia, pero que poco tiene que ver con el tiempo dedicado al trabajo, si lo comparamos con el tiempo que la mujer también le dedica al mismo.  

En cualquier caso, según este objetivo, se propone un incremento del permiso de paternidad de 2 a 4 semanas para facilitar que el hombre pueda dedicar más tiempo a la familia y al hogar, igualando de esta forma las responsabilidades de éste con las de la mujer.

Y es aquí donde me pierdo y dejo de entender lo que se propone y empiezo a estar en desacuerdo. Creo que este incremento del permiso de paternidad es inútil para conseguir el objetivo que se propone y contraproducente para la situación de la economía española en el contexto actual. Dos son los motivos que me llevan a esta discrepancia:

  • Creo necesario reflexionar con calma si el mejor camino para que un hombre se implique más en la tareas familiares y del hogar se va a conseguir con dos semanas extras de vacaciones. Creo que no escapa a nadie que estamos hablando de algo que es mucho más profundo que el tiempo disponible de una persona. Esa implicación solo puede arrancar desde los valores que se construyen en la educación recibida desde la infancia y además se transmite de generación en generación. Somos lo que hemos aprendido a lo largo de muchísimas generaciones. Y por tanto, estoy totalmente convencido que por dos semanas extras de vacaciones no se va a conseguir cambiar la cultura y los valores de los hombres de nuestro país.
  • Asumiendo por tanto que la medida no va a conseguir su objetivo y considerando que su coste estimado son 200 millones de euros adicionales directos para las arcas del estado (sin contar costes indirectos en las empresas), no parece el momento más idóneo para poner en marcha la medida. Desafortunadamente nos estamos dando cuenta que nos han construido un estado del bienestar que no podemos pagar. En consecuencia, si queremos mantenerlo al menos en parte habrá que trabajar en ajustar sus costes al nivel que realmente nos podamos permitir (nos guste o no). Es de sentido común por tanto no avanzar en incrementar gastos en este momento antes de identificar los costes actuales, priorizar los componentes en función de las necesidades más críticas y finalmente construir un nuevo presupuesto sostenible en el tiempo. 

Por tanto, me parece totalmente acertado que se haya decidido posponer la medida hasta comprender mejor si la medida es realmente efectiva para sus objetivos y al mismo tiempo saber si nos la podemos permitir.

Elegir entre construir el futuro o recuperar el pasado

Para los que nos movemos en el mundo del empleo (o desafortunadamente del desempleo), últimamente se está escuchando mucho la frase “hay que reinventarse”  como forma de evolución personal para encontrar un nuevo modelo en el que seamos útiles para las empresas y consigamos por tanto un puesto de trabajo.

Pero esta frase que suena magníficamente cuando la pronunciamos, encierra en si misma un reto enorme para cualquier persona. Porque reinventarse significa romper con lo que somos y replantearnos de nuevo lo que podemos ser. Y este es un ejercicio que solamente con la firme voluntad de querer conseguirlo, se puede realizar con éxito.

Es aquí por tanto donde veo que también es un reto al que nos enfrentamos los españoles en conjunto como sociedad, para abordar el problema del paro. ¿Estamos las personas verdaderamente dispuestas a romper con lo que hemos sido hasta ahora y realizar un esfuerzo extraordinario y construir un nuevo modelo de nosotros mismos, que se adapte mejor al nuevo contexto socio-económico? Y en ese nuevo contexto, ¿Estamos dispuestos a cambiar la perspectiva del modelo de colaboración con una empresa según lo hemos entendido hasta ahora?

Cada día conozco algún caso de alguien que ha rechazado alguna oportunidad laboral porque el horario no se ajustaba a sus intereses, porque el lugar de trabajo estaba muy alejado de su domicilio, porque le han llamado justo en el periodo de vacaciones… Y al mismo tiempo compruebo la gran cantidad de personas que ni siquiera pueden optar a un puesto porque simplemente no se han preparado lo suficiente para lo que las empresas hoy en día necesitan. Y hablo simplemente de dominio del inglés o de conocimientos básicos de tecnología.

De esta forma, el verdadero barómetro de cual va a ser la actitud de la sociedad española ante este reto tan enorme al que nos enfrentamos va a ser el seguimiento de la huelga general de este próximo jueves, 29 de mazo. A mayor seguimiento, mayor porcentaje de gente que no estará dispuesta a cambiar. Y si no hay disposición para el cambio, realmente será muy difícil salir de esta situación.

Como decía el militar estadounidense John Putnam; el valor no es la ausencia de miedo, sino la habilidad de enfrentarse a él. Y ha llegado el momento de dejar de tener miedo y empezar a construir nuestro propio futuro. Porque el pasado que conocimos ya no va a volver. El resto del mundo no nos va a dejar.

No es el momento de hacer huelgas para reivindicar modelos obsoletos del pasado. Es el momento de cambiar nuestra actitud y comprometernos con la construcción del futuro, tanto personal como del conjunto de la sociedad.

No es la manera de ayudar a devolver confianza

No puedo estar de acuerdo con la línea editorial de la sección #nimileurista de El País http://politica.elpais.com/politica/nimileurista.html

Creo sinceramente que la situación es dramática para aquellos que no tienen un trabajo, y muy difícil para aquellos que si lo tienen, pero en condiciones casi precarias. Sin embargo, no puedo compartir el enfoque editorial que le ha dado El País a este tema con esta nueva sección. En mi humilde opinión no ayuda, sino todo lo contrario, a la sociedad en general, ni a los jóvenes en particular, a salir de la situación en la que nos encontramos.

Abundar sobre lo difícil que está la situación económica, es en estos momentos es casi un ejercicio de regocijo en el fango de la catarsis colectiva, que busca la noticia en ese ejercicio patrio que tanto nos gusta a los españoles de lamentarnos de nuestra mala suerte.

Por el contrario, creo que a partir del reconocimiento de la realidad en la que nos encontramos, lo que tenemos que hacer entre todos es encontrar el camino de salida. Y no cerrar las ventanas para no dejar pasar la luz.

Porque aún a pesar de todas las dificultades, existe luz al final del túnel. Solo hay que entender que camino hay que recorrer para llegar a esta ella. La propia sección de #nimileurista está trufada de ejemplos de gente que está saliendo adelante. De gente que se ha reinventado o que se ha inventado su propio puesto de trabajo. Y con esos ejemplos y por tanto con un enfoque totalmente constructivo es con lo que yo habría construido la línea editorial de una sección que desde luego no le habría dado ese nombre.

Algo que cada día es más evidente es que la situación anterior no va a volver. El trabajo y la hipoteca para toda la vida ya no existen, ni existirán. Asumamos por tanto este nuevo modelo y seamos creativos para encontrar una nueva forma de vivir la vida y de crearnos nuestro propio trabajo.

Volveré mucho sobre este tema de inventarnos nuestro propio trabajo, por lo que dejo este post aquí. Pero aprovecho para dejaros este link a la Guía de Nuevas Profesiones que hemos hecho entre Infoempleo y Kschool. Una pequeña guía que orienta sobre nuevas necesidades de las empresas y por tanto nuevas profesiones que están apareciendo y que tienen mucho futuro

http://blog.infoempleo.com/wp-content/uploads/2012/02/guia-inks-Vfinal-DIGITAL-OK.pdf

Toda Cambia. Nada es

Esta es mi frase favorita para entender la vida en su más amplio concepto.

Nos han educado intentando crear un marco en el que nos tenemos que desarrollar como personas. Y lo que es peor, han empleado el mismo marco para todo el mundo. Ese marco contiene una serie de paradigmas que tratan de ser la referencia por los cuales se rige la sociedad y por tanto por las que debemos regirnos nosotros también.

Afortunadamente estamos viviendo una época en que los paradigmas están saltando en pedazos. Nada de lo que nos han enseñado sirve para vivir, crecer y desarrollarse como personas en el momento actual. Y no me refiero a la crisis. La crisis es coyuntural y pasará tarde o temprano. Sin embargo, la evolución tecnológica, la globalización y la hiperconexión entre personas que vivimos está produciendo un cambio muy profundo en nuestro comportamiento, en nuestras relaciones, en nuestro trabajo y en definitiva como estamos empezando a entender la vida.

Y de eso va este blog. De reflexionar sobre todo lo que pasa a nuestro alrededor para comprender mejor el cambio compartiendo ideas y oportunidades que nos ayuden a crecer tanto en el ámbito personal como el profesional, ya que son un todo único e indivisible