Focalizar o Pivotar?

Estamos avanzando muy rápido en los dos últimos meses con TheySay. Y todo gracias a un pequeño-gran cambio de enfoque sobre nuestra actividad.

Todos los inversores con los que he tenido la oportunidad de intercambiar ideas sobre mi proyecto, todos los “académicos” sobre emprendimiento y algún que otro gurú; me han dicho que lo importante es focalizar tu idea inicial de negocio y profundizar en ella lo máximo posible…. hasta triunfar o morir parecían decirme.

Por otra parte, existen innumerables artículos y estudios sobre la importancia de “pivotar” tu proyecto en un momento determinado, cuando ves que es necesario un cambio.

Entonces, ¿Dónde está el punto en el que dejas de estar enfocado para pasar a pivotar? Interesante cuestión sobre la que seguramente nadie se pondrá de acuerdo, porque la opinática en este mundillo del emprendimiento funciona de maravilla.

Por eso, en lugar de teorizar, lo que quiero es transmitir mi experiencia: Lancé hace casi un año TheySay con un posicionamiento muy claro: reputación online para restaurantes. Los primeros test fueron muy buenos, el grado de interés de los restaurantes era enorme (tasas de conversión del 15% en el servicio free). Pero la convertibilidad a pago fue muy mala (por debajo del 1%), lo cual significaba que la idea de negocio no era tan buena (o al menos la forma en la que la estaba ejecutando ;)).

Soy de los que opina que cuando creas una startup estás inventando un mercado nuevo (junto a tus competidores en tu nicho). Por tanto, como mercado nuevo, las reglas de funcionamiento del mismo no son conocidas. La experiencia sobre la vida y el valor de un cliente no son conocidos. Las estrategias y acciones de marketing más rentables no son conocidas. Se trata por tanto de un nuevo ecosistema donde el empirismo debe convertirse en la base de la metodología de desarrollo del proyecto. Y la capacidad de aprender, analizar y reorientar para ajustarse mejor al cliente me parecen acciones críticas.

En consecuencia, en mi opinión, mantenerse focalizado pierde sentido cuando los resultados no están acompañando y es cuando cobra toda la importancia del mundo tener clara una visión para saber como y hacia donde reorientar tu compañía con el fin de hacerla rentable (lo que se conoce como pivotar). Si los primeros test no funcionan, no hay que empeñarse (si vas a fracasar, hazlo rápido dice Ali Partovi y yo creo que en ello). Lo que hay que hacer es analizar cuales son las posibilidades de nuestro producto/servicio y ver como lo podemos reenfocar hacia nuevas necesidades por las que los clientes estén dispuestos a pagar.

Y eso es precisamente lo que hemos hecho en TheySay. Hemos pasado de ser una compañía de reputación online para restaurantes a ser una compañía que opera en el ámbito del Big Data en cualquier sector. La plataforma que nos servía para monitorizar opiniones de restaurantes nos sirve ahora para generar conocimiento a partir de la información que existe en Internet para sectores tan diferentes como el turismo, la salud, el ocio o el retail. Con pequeños cambios en la plataforma tecnológica, un cambio de posicionamiento estratégico y ampliando la acción comercial a nuevos sectores, las posibilidades que se están abriendo son significativas.

Aún no hemos alcanzado el breakeven, pero el crecimiento de los ingresos apunta a que no tardaremos mucho si esto sigue así. Por tanto, pivotar para nosotros parece haber sido una estrategia acertada.

Feliz domingo!

Anuncios

El gran reto para 2015

Después de mucho tiempo sin escribir, me he animado a hacerlo de nuevo al leer este fantástico post de Mercé Roura: El Gran Reto, del que confieso he copiado el título. El post no tiene desperdicio. Cada línea encierra un tremendo significado en si misma. Cada línea merece una reflexión y un análisis interno, de la nueva realidad en la que vivimos. Cada línea daría para un post por si sola.

En definitiva, un #mustread para afrontar este 2105. Una lectura para todas aquellas personas que aún no son conscientes del enorme cambio que nuestra sociedad está sufriendo. Todo lo que conocíamos sobre nuestro modelo de vida hace tan solo 6-8 años se ha evaporado. Nada volverá a ser lo mismo porque la estructuras que sujetaban dicho modelo de vida, así como el estado del bienestar con el que nos sostenían se han transformado por completo.

Así, a la luz del, insisto, magnífico post de Mercé, creo que en este 2015 hay que trabajar en dos grandes líneas:

  • Realizar una reflexión externa. Qué es lo que ha cambiado en la sociedad, cómo se han modificado los valores, cómo están evolucionando las empresas, dónde están ahora las oportunidades y los riesgos,…
  • Realizar una reflexión interna. Ponernos en el contexto de la reflexión anterior: qué somos, cuales son nuestros valores y como pueden contribuir a adaptarnos al nuevo entorno, qué tenemos que cambiar y porqué,…

Todo lo que nos propone Mercé, es un guión perfecto para desarrollar estas dos líneas de pensamiento. Y por eso yo voy a poner todo su texto de cabecera en mi hoja de tareas diarias, para recordarme cada minuto que en esencia, es hora de asumir riesgos para afrontar los miedos que supone el cambio. Porque el cambio representa un enorme mundo de nuevas e interesantes oportunidades.

Todo un reto para 2015.

la paradoja del emprendedor

Algo que he aprendido (un “learning” como lo llama un amigo mío) en el lanzamiento de mi StartUp TheySay es lo que he denominado la paradoja del emprendedor. He compartido esta idea con algún colega y está muy de acuerdo conmigo, pero confieso no que es un estudio profundo sino simple empirismo personal.

En la fase inicial del proyecto en que empiezas a tener tus primeros usuarios y alguna que otra venta, empiezas a pensar que tu modelo funciona muy bien y ya es posible buscar algún “serious investor” como les gusta definirse a bastantes inversores. He aquí que cuando empiezas a reunirte con ellos, las preguntas sobre tecnología y producto son muy escasas y todo se centra en mercado, marketing y ventas. Hasta aquí muy lógico; ya que los inversores buscan productos vendibles y no ideas de visionarios… ellos se lo pierden

Y cuando les das tus primeros datos, lo que a mi me ha ocurrido ha sido lo que parece que es mucho más habitual de lo que nos creemos al principio los emprendedores: “Aún estás en una fase muy inicial”, “Necesitas vender más para que lo podamos estudiar”. “No entramos en fases tan tempranas del proyecto”… Y similares. Muy respetable, pero no se si los necesitaré cuando venda mucho más 😉

Bromas aparte, la paradoja del emprendedor reside en que para vender más, necesitas inversión y si concentras tus esfuerzos en las ventas, no consigues inversores y por tanto tampoco las ventas que te piden (una pescadilla que se muerde la cola). Y si concentras tu esfuerzos en inversión, no consigues las ventas que te piden y por tanto tampoco los inversores que necesitas (La misma pescadilla de antes, con la misma cara de pitorreo).

Conclusión, trabaja 24 horas al día, 12 horas en ventas y 12 horas en buscar inversión. Es la única forma de avanzar. Ahí queda eso 🙂

Feliz fin de semana!!!

España, el peor país para emprender

Dos meses después de haber empezado mi proyecto, hay una cosa que tengo muy clara (tengo alguna más, pero lo dejo para un día que esté menos enfadado). España es probablemente el peor país del mundo para emprender.

No tengo muchas más referencias realmente, pero es que dudo muchísimo que pueda haber un país donde falle y sea tan lenta la administración pública (leáse registro mercantil, por ejemplo a la hora de constituir una sociedad o hacer una ampliación de capital); fallen los Notarios que tienen que intermediar (no entiendo aún muy bien su rol); fallen los bancos ya no solo a la hora de dar crédito (con aval lo que quieras y sin aval cero absoluto), sino en los servicios básicos a una empresa para que pueda trabajar normalmente; Fallen por supuesto los políticos, más preocupados de las corruptelas y los escaños que de hacer política de verdad; y finalmente fallan hasta los supuestos gestores y abogados, donde abunda mucho listo y mucho vago que se quieren forrar a base del riesgo de los demás.

En fin, que mi próxima aventura me la monto fuera de España porque esto es una república bananera, por mucho que coronen a Felipe VI.

Nuevo reto. Nuevas ilusiones. Nueva empresa

empzando una StartUp
Hace exactamente un mes he dejado mi trabajo como Director General de Infoempleo para emprender.

Algunos me han dicho que estoy loco pero yo estoy feliz por lo que hecho. Claro, que seré feliz hasta que pueda dejar de pagar las facturas 🙂 Pero de momento lo soy y mucho.

Soy feliz porque he cumplido mi sueño de montar una Startup. Se llama TheySay.me. Una solución para la gestión de la reputación online de los restaurantes. Creo firmemente en la necesidad que está detrás de este proyecto. El ocio en general se selecciona y se compra por Internet en un porcentaje cada día mayor. Y el negocio de reservas online de restaurantes en concreto crece de forma imparable. Siendo esto así, me parece crítico que un restaurante vigile lo que se dice de él en Internet. A mejor reputación online, mayores ingresos. Y obviamente lo contrario también sucede. Por tanto, estoy apostando todo por este proyecto: Mi anterior trabajo, mis ahorros, mi tiempo,… Todo por un sueño.

Os puedo decir que compensa holgadamente todo tipo de sacrificios si lo que haces precisamente por eso: por alcanzar tu sueño, tus ilusiones, tu pasión.

Ahora toca trabajador duro.

Mientras tanto, seguiré compartiendo todo lo que me suceda en este nuevo y excitante mundo del emprendimiento

Un mundo de oportunidades de empleo

paro-empleoHace poco tuve la oportunidad de presentar el Informe Infoempleo que analiza cada año la situación de la oferta y la demanda de empleo en España. El dato más relevante de todos los que presentamos fue que el 8% de las ofertas de empleo que se generan no consiguen cubrirse.

La explicación a este hecho viene dada por tres factores:

  1. Demanda de conocimiento de nuevas tecnologías de las que no hay suficientes personas formadas en las mismas (iOS, Android, Python, Ruby,…)
  2. Demanda de tecnologías de las que existe tal demanda que no hay personas con ese conocimiento que estén en paro (Java, .NET, SQL, Oracle, SEO, Google Analytics,…)
  3. Demanda de un conocimiento idiomático para una profesión determinada (Por ejemplo, un carnicero que hable inglés)

La conclusión que se obtiene de estos datos es clarísima: hay oportunidades de empleo y además muy bien remuneradas (por la ley de la oferta y la demanda). Por tanto, todo lo que habría que hacer es trabajar duro hasta aprender alguna de estas nuevas tecnologías y empezar a trabajar en ello. Imagino que resultará complicado para muchas personas, pero más complicado y duro debe ser estar sin hacer nada. Y puesto que precisamente lo que le sobra a alguien que está en paro es tiempo, no creo que sea dicho tiempo un obstáculo para formarse.

Si quieres saber más sobre esto, puedes ver la entrevista que me hicieron en La Noche en 24 horas en La 1, donde me preguntaron por este dato y otros aspectos relacionados con el empleo. A partir del minuto 3 aproximadamente.

¿Suponen las redes sociales una pérdida de productividad en el trabajo?

Al hilo del debate sobre si las redes sociales suponen una perdida de productividad, en el que he participado recientemente en el espacio Con Tu Negocio de Movistar, he estado profundizando un poco más en mis primeras reflexiones que se recogen en este interesante post. Mi respuesta inicial se reduce a que como todo en la vida… depende. Depende de la red social a la que nos refiramos, depende del tipo de empresa, depende de su sector, depende de para que empleado según su área funcional en la compañía, depende del propio empleado en cuanto a sus conocimientos y experiencia en el manejo de las redes sociales y su alineamiento a los objetivos de su puesto y/o su compañía.

Realmente aún estamos dando los primeros pasos en el ámbito de las redes sociales. Apenas llevamos 3-4 años de cierto uso intensivo de las mismas, lo cual no es nada en la historia de la comunicación corporativa. Por ello, considerando que está todo por inventar todavía, creo necesario que las compañías tomen conciencia de la importancia innegable de este nuevo soporte de comunicación y comiencen a considerar como quieren que sus empleados las utilicen ya que serán ellos necesariamente los usuarios de las mismas, de una u otra forma.

Por todo ello, considero necesario crear un marco de referencia en función de los objetivos de cada compañía para el uso de las redes sociales. Ese marco de referencia debería ser algo análogo al manual de identidad corporativa. De la misma forma que éste contiene las normas de utilización de los diferentes elementos gráficos, un “Manual de Relación Corporativa” debería contener las normas de uso correcto de las redes sociales en el ámbito de la compañía.

El objetivo básico del Manual de Relación Corporativa debería ser por tanto asegurar la homogeneidad del mensaje y el alineamiento del mismo a los objetivos de negocio.

Aquí esbozo alguno de los capítulos fundamentales que creo que debería tener este Manual de Relación Corporativa. Es un listado tentativo que para nada pretende dogmatizar, ya que como he dicho al inicio, es una idea que acaba de aterrizar en mi mente y aún está cogiendo forma. Cualquier aportación adicional estoy seguro que lo enriquecerá.

  1. Explicación breve de los objetivos de uso de cada red social disponibleUna breve explicación sobre las diferentes redes sociales y las posibilidades que ofrece cada una de ellas a lo objetivos de la compañía, así como cuando y como se pueden utilizar en la jornada laboral
  2. Cuentas corporativas. Identificación de los responsables de las cuentas corporativas y definición de sus objetivos
  3. Cuentas personales. Normas de Utilización de las cuentas personales para compartir información sobre la compañía. Cuándo, cómo y dónde se pueden utilizar las cuentas personas para hablar sobre la compañía. Normas a seguir en el caso de interacción de un tercero con una persona de la compañía solicitando información / respuesta de algún tipo relacionado con el ámbito profesional, etc.
  4. Tipos de mensajes / código de comunicación a emplear en cada red social. Sería deseable señalar cual es el código de comunicación que se quiere establecer en cada una de las redes y con cada tipo de cuenta. Formal / Informal. Temas que se pueden abordar / temas que no se debe entrar a debatir. Posiciones cerradas / abiertas. Etc….
  5. Uso de imágenes y/o fotografías. Cuándo y cómo se pueden utilizar imágenes y de que tipo.

Según voy reflexionando sobre este asunto me doy cuenta de la gran tarea que tenemos en las organizaciones para conseguir que el empleo de las redes sociales por parte de los miembros de las mismas sirva realmente como un beneficio, tanto para los objetivos del negocio, como en el plano profesional de cada persona de la organización.

¿Qué opinas? ¿Crees que tiene sentido este Manual de Relación Corporativa?